Las fantasías eróticas son la facultad humana para representar mentalmente sucesos, historias o imágenes de cosas que no existen en la realidad que son, o fueron reales pero no están presentes. Es una idea o historia falsa de la realidad que sólo existe en la mente de quién lo imagina.
Por lo general, le es útil a la persona que la crea para motivar la actividad sexual o generar excitación sexual.
Otorga a quien la imagina placer, bienestar y seguridad. Llamativamente suelen ser contrapuestas a las creencias de la persona que la utiliza y las sorprende.
Secretas, confidenciales (inclusive a la misma persona), pertenecen a la intimidad de cada uno.
Pueden causar vergüenza y/o sensación de vulnerabilidad, ya que muchas veces son incomprensibles.
Dan culpa, representan algo inconsciente.
Nos garantizan el placer sexual (objetivo importante en la vida adulta).
Se puede disfrutar de las fantasías sexuales sin entenderlas.
Todos las personas tienen la capacidad de fantasear.

Es importante en todos…

  • Conocer y descubrir las fantasías eróticas
  • Que sean parte del juego sexual, individual o de pareja
  • Darse permiso para fantasear
  • Dar al otro permiso para fantasear
  • Estimular y fomentar la capacidad de fantaseo

Tengamos en cuenta que muchas veces las fantasías hacen posible y más llevadera la vida cotidiana.

 

Lic. Viviana Wapñarsky
Lic. en Psicología | Sexología Clínica