Muchos jóvenes consultan porque sienten que no pueden mantener la erección durante el acto sexual.
La realidad y ésto es importante a saber, que durante la relación sexual hay diferentes momentos y diferentes intensidades de excitación.
Por lo tanto, como la relación sexual es una danza, un juego en el que se da y se recibe, no siempre se mantiene la erección o la excitación en su punto más alto. Podemos afirmar que en el 90% de los hombres se produce una baja de erección durante el acto sexual, baja de erección esperable y recuperable.
Esto sucede también en las mujeres, su excitación puede fluctuar, reflejándose en mayor o menor lubricación.
Si bien esta es una situación que no refiere a una conflictiva, y esta lejos de ser una disfunción.
Puede convertirse en tal debido a la desinformación, a la mala información y a las exigencias personales.
Muchos jóvenes, creen que la erección debe mantenerse intacta todo el tiempo, y al decaer un poco, comienzan a preocuparse, esto hace que se desconecten de la relación sexual.
Dejan de sentir y comienzan a pensar.
Pensar en:
Qué me está pasando?
Qué va a pensar mi pareja?
Y un montón de otras cosas que los tensiona y asusta. Comienza allí un circulo vicioso, que puede dejarlos encerrados y transformar algo natural en un problema. Entonces, es importante relajarse, dejarse llevar por las emociones, permitirse sentir y dejar de pensar en el acto sexual, como un examen o un lugar donde se muestra quién y cómo soy.
Las exigencias de rendimiento justamente lo que hacen es promover el peor rendimiento. Disfrutar es la clave para mantener la excitación lo más alta posible, y disfrutar es la clave para aceptar y naturalizar las fluctuaciones de erección.
La medida de un buen acto sexual, no es la erección sino el nivel de satisfacción, que traducido significa, como la pasaste, si pudiste disfrutar y si te conectaste con la otra persona.

 

Lic. Viviana Wapñarsky
Lic. en Psicología | Sexología Clínica